EL ÁRBOL DE LA VIDA
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.

Caprimulgus ruficollis

Ir abajo

Caprimulgus ruficollis Empty Caprimulgus ruficollis

Mensaje por Isidro el Dom Nov 01, 2015 6:40 am

Caprimulgus ruficollis Temminck, 1820

11-Agosto-2015.
Cautividad. Europa, Francia, Países del Loira, Loira Atlántico, Nantes, Place de la Monnaie, Muséum d'histoire naturelle de Nantes.
Leg: Isidro Martínez. Det: Museo de Historia Natural de Nantes.


Dominio: Eukaryota.
Reino: Animalia.
Filum: Chordata.
Clase: Aves.
Orden: Caprimulgiformes.
Familia: Caprimulgidae.
Género: Caprimulgus.
Especie: Caprimulgus ruficollis.

El chotacabras pardo es un ave de entre veinticuatro y treinta y dos centímetros de longitud y entre cincuenta y dos y sesenta y ocho centímetros de envergadura alar. La mitad de su longitud corresponde a su cola. Su plumaje es el típico de todos los caprimulgiformes: densamente moteado y barrado en diversos tonos de gris, marrón, blanco y negro, aportándole un excelente camuflaje. Su gran cabeza aplanada posee un pico diminuto y suavemente ganchudo, que se abre en una enorme boca rodeada de hileras de robustas cerdas. Sus ojos son grandes y negros. El cuello es muy corto, las alas largas y puntiagudas, la cola larga y las patas muy cortas. Su dorso es una mezcla de tonos marrones y grises con vetas negras. La parte ventral es más marrón que la dorsal, y está veteada de pardo más oscuro. En el cuello, el plumaje forma una ancha banda de color pardo rojizo dorado, que le otorga su nombre científico ruficollis, que significa "cuello rojizo". Por debajo del ojo corre una estrecha línea blanquecina, a modo de una ojera. La garganta posee una gran mancha blanquecina que por lo general se divide en dos partes. Las alas poseen una mancha blanca en las rémiges primarias, cerca del ápice del ala, y las rectrices externas de la cola tienen la punta blanca. Ambos sexos son casi idénticos, salvo porque estas manchas blancas de las alas y la cola son mucho mayores en el macho que en la hembra. Los juveniles de ambos sexos tienen un plumaje menos parduzco y más gris, carecen de blanco en la garganta y tienen aún menos blanco en las alas y la cola que las hembras adultas.

En parte de su área de distribución, el chotacabras pardo convive con el chotacabras gris (Caprimulgus europaeus). Esta última especie es de tamaño algo menor, su cola es proporcionalmente más corta, carece del "collar" de color pardo dorado, y su plumaje es de tonos más apagados.

Es un ave fuertemente migratoria, que durante la época de cría se distribuye únicamente por la Península Ibérica y el norte de África, mientras que durante la invernada su área de distribución abarca el cuadrante noroeste del cinturón tropical africano, llegando por el norte hasta Mauritania y por el este hasta Benin. Se divide en dos subespecies. Habita en zonas de matorral, bosques abiertos, zonas subdesérticas e incluso desiertos de arena, prefiriendo las áreas de escasa altitud y rarificándose mucho por encima de los ochocientos metros de altitud. Como todos los chotacabras, es un ave crepuscular y nocturna. Durante el día, permanece totalmente inmóvil en el suelo o en una rama baja, confiando en su excelente camuflaje para pasar inadvertido. Se alimenta de insectos que captura en pleno vuelo. Durante el cortejo, el macho despliega su cola y produce un rápido batir de alas con el que emite un sonido característico, mientras vuela por encima de la hembra. No construye ningún tipo de nido, sino que la hembra pone dos huevos directamente en el suelo. A menudo aprovecha para anidar un lugar cerca del cual haya algún trozo de madera, que contribuirá tanto a la protección del ave contra las inclemencias del tiempo mientras incuba como a aumentar la efectividad de su camuflaje. Los huevos miden unos tres centímetros de longitud y dos y medio de diámetro y son elípticos, de coloración variable, por lo general de un blanco grisáceo con manchas pardas, amarillas, verdosas o grisáceas. La hembra suele realizar dos puestas al año, una en mayo y otra en junio. Ambos sexos incuban los huevos durante unos diechiocho días, pero la hembra toma un papel mucho mayor que el macho en la incubación. Si amenaza un peligro, la hembra puede trasladar en su cuerpo a los huevos o a los polluelos y depositarlos en otro lugar. Es frecuente que cambie a los polluelos de sitio cada noche durante una semana, a distancias de dos o tres metros, para acabar depositándolos a pocos centímetros del punto inicial. Esto es una estrategia para despistar a los depredadores y evitar que se aprendan la ubicación del nido. A los dieciocho días de vida, los pollos comienzan a volar y la hembra se suele desentender de ellos debido a que efectúa una segunda puesta, mientras que el macho sigue custodiándolos.

En el museo de historia natural de Nantes:
Caprimulgus ruficollis 22491070340_4d7032ba4b_o

En el museo König de Bonn:
Caprimulgus ruficollis 49388462937_4d3dc85cae_o
Isidro
Isidro
Admin
Admin

Cantidad de envíos : 13293
Fecha de inscripción : 08/01/2011

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.