EL ÁRBOL DE LA VIDA
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.

Anas strepera

Ir abajo

Anas strepera Empty Anas strepera

Mensaje por Isidro el Sáb Nov 16, 2019 4:34 am

Anas strepera Linnaeus, 1758

26-Julio-2019.
Cautividad. América, Norteamérica, Estados Unidos, Nueva Inglaterra, Massachusetts, Suffolk, Boston, Museo de las Ciencias de Boston.
Leg: Isidro Martínez. Det: Isidro Martínez.


Dominio: Eukaryota.
Reino: Animalia.
Filum: Chordata.
Clase: Aves.
Orden: Anseriformes.
Suborden: Anseres.
Superfamilia: Anatoidea.
Familia: Anatidae.
Subfamilia: Anatinae.
Género: Anas.
Subgénero: Mareca.
Especie: Anas strepera.

El ánade friso es un pato muy característico, que mide entre cuarenta y seis y cincuenta y seis centímetros de longitud, y de setenta a noventa centímetros de envergadura alar. En plumaje masculino reproductivo es muy fácil de identificar visto de cerca, pero en el campo, donde la distancia no permite apreciar bien sus detalles, puede ser sumamente difícil de identificar. Su plumaje es apagado y parduzco o grisáceo en ambos sexos, algo poco típico de los ánades de clima frío. El macho adulto en época de cría tiene un plumaje gris con un fino vermiculado negro en las plumas del dorso, pecho y flancos, con la cabeza algo más parduza y las supracobertoras e infracobertoras caudales negras, lo que contrasta con sus rectrices blanquecinas. Las plumas terciarias y escapulares del macho son muy largas y puntiagudas y de color gris plateado. Fuera de la época de cría, es decir, en plumaje de eclipse, el macho del ánade friso es casi idéntico a la hembra: más pardo y menos gris, con el pecho y el dorso leonados y sin vermiculaciones pero tachonados de negro, las coberteras alares negruzcas con bordes leonados, y con las plumas terciarias y escapulares más cortas y redondeadas. En vuelo, ambos sexos son muy característicos por las rémiges secundarias blancas que forman un vistoso parche muy contrastado con las coberteras secundarias negras. El pico es negruzco en el macho, con un leve trazo de anaranjado en su base, en la hembra el pico es de un pardo oliváceo apagado con márgenes irregulares amarillentos. Ambos sexos poseen ojos castaños y patas anaranjadas.

Es un ave migratoria de distribución holártica. Su área de cría se extiende por el norte y centro de Europa, Asia y Norteamérica mientras que inverna en el sur de dichas regiones. Habita en marjales, pantanos, estanques y lagunas rodeadas por herbazales, tanto en agua dulce como salobre, y suelen preferir las aguas someras, permanentes y rodeadas de abundante vegetación herbácea como hábitat de cría, y las aguas salobres ricas en vegetación sumergida como hábitat de invernada. Es un ave gregaria que se puede congregar en bandadas de hasta unos mil ejemplares. Es de actividad diurna, aunque las migraciones suelen tener lugar por la noche para evitar depredadores y conservar mejor la energía. Se alimenta de vegetación acuática, invertebrados y semillas, obteniendo su alimento en la superficie del agua o cerca de la misma así como en tierra firme. El cortejo masculino es muy elaborado, así como variable. Puede incluir acciones como levantar tanto la cabeza como la cola hacia el cielo, o emerger de las aguas y volver a sumergirse con una elegante curva emitiendo un reclamo a la vez. Cuando ambos miembros de la pareja agitan su cabeza verticalmente y tocan el agua con la punta del pico y con el cuello estirado, tiene lugar la cópula. Tras este acto la hembra se baña mientras el macho la observa, y después se baña el macho. Es un ave monógama estacionalmente, pero renueva su pareja cada año. La hembra elige el emplazamiento del nido, por lo general cerca de la zona donde ella misma nació, y cava una depresión somera en el suelo que recubre con hojas, hierbas y ramitas y forra luego con plumón de su propio pecho. Allí pone entre siete y trece huevos que incuba ella sola durante veintiséis días. El macho puede permanecer junto a ella durante los primeros días de incubación, aunque muchos abandonan a su pareja en cuanto ha puesto los huevos, para acudir a un lugar seguro donde mudar su plumaje. La hembra cuida de sus polluelos durante hasta diez semanas, pasado este tiempo los abandona a su suerte cuando los juveniles ya son capaces de cuidarse por sí mismos. Puede vivir hasta diecinueve años.

Anas strepera 49073318013_25bc073d38_o
Isidro
Isidro
Admin
Admin

Cantidad de envíos : 13305
Fecha de inscripción : 08/01/2011

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.