EL ÁRBOL DE LA VIDA
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.

Anas laysanensis

Ir abajo

Anas laysanensis Empty Anas laysanensis

Mensaje por Isidro el Lun Sep 02, 2013 7:21 am

Anas laysanensis Rothschild, 1892

12-Agosto-2013.
Cautividad. Europa, República Checa, Liberec, Zoo de Liberec.
Leg: Isidro Martínez. Det: Zoo de Liberec.

Dominio: Eukaryota.
Reino: Animalia.
Filum: Chordata.
Clase: Aves.
Orden: Anseriformes.
Suborden: Anseres.
Superfamilia: Anatoidea.
Familia: Anatidae.
Subfamilia: Anatinae.
Género: Anas.
Especie: Anas laysanensis.


La cerceta de Laysan es un pato de plumaje pado moteado, similar en ambos sexos. La cabeza es oscura y el ojo está rodeado de un conspicuo anillo de plumas blancas. El pico es gris acero y las patas son anaranjadas. El espejuelo es azul oscuro metalizado. Los machos pueden tener leves trazas de verde metalizado en la cabeza y trazas de plumas rizadas en la cola, que muestran su parentesco con el ánade real (Anas platyrhynchos). En el pasado se consideraba como una subespecie del muy extendido ánade real o azulón, pero se ha demostrado que es una especie separada, y las pruebas genéticas indican que proceden de un ancestro común con el del ánade real, pero no directamente de ánades reales divagantes como se creyó durante mucho tiempo. Con unos cuarenta centímetros de longitud, es mucho más pequeño que el ánade real.

Está adaptado a una vida más terrestre que la de otros ánades. Su estructura pélvica está adaptada a caminar y correr. Una de sus actividades favoritas en tierra firme es la de correr atravesando los enjambres de pequeñas moscas del fango de la familia Ephydridae, tratando de capturar el mayor número posible para alimentarse. Suelen pasar el día escondidos en la vegetación y muestran una actividad preferentemente nocturna, aunque esto es muy variable, sobre todo dependiendo de la disponibilidad de alimento. La época de cría se extiende principalmente de abril a junio. La cópula puede tener lugar tanto en tierra como en el agua, y el macho abandona a la hembra tras la misma. Ella sola se encarga de construir el nido en el que pondrá por lo general cuatro huevos, y ella sola los incuba y cuida de los patitos cuando nacen.

Es endémico de las islas Hawaii y está en el mismo borde de la extinción, en peligro crítico. En tiempos prehistóricos se distribuía por todas las islas, según prueban los restos subfósiles hallados, pero hoy en día está relegado a tres pequeños islotes. Su declive comenzó hace ya muchos siglos, con las primeras colonizaciones humanas de las islas por parte de los polinesios, y a finales del siglo XIX ya solo sobrevivían en la isla de Laysan. Las causas de su declive son los predadores introducidos, sobre todo las ratas, pero también cerdos y mangostas. La cerceta de Laysan evolucionó en unas islas donde no existían mamíferos depredadores, sus enemigos eran otras aves como los rabihorcados y ante un peligro este pato se queda inmóvil en lugar de huir corriendo o alzar el vuelo, una estrategia eficaz para defenderse de depredadores aéreos, pero que no sirve para los mamíferos terrestres que se guían por el olfato más que por la vista.
La isla de Laysan estaba libre de ratas y en 1909 se consideró como un espacio protegido. Sin embargo, aunque la cerceta tenía allí su último refugio, libre de predadores, tenía que sufrir la presión de otro animal introducido: los conejos. Esta destructiva plaga exótica arrasó con la vegetación de la isla y en 1912, todo lo que quedaba de la cerceta de Laysan eran siete ejemplares adultos y cinco polluelos. Los conejos fueron muriendo de hambre a causa de sus propios destrozos y en 1923, los biólogos eliminaron a los que quedaban. Con una estrecha supervisión y ayuda humana, los patos fueron recuperándose poco a poco y hacia los años 50 ya contaban con una población aproximada de unos cinco centenares de individuos. En 2005, una parte de la población fue trasladada al atolón de Midway, en el extremo más occidental del archipiélago hawaiano, para evitar que una catástrofe natural golpeara a la población como ya había sucedido en 1993, cuando El Niño redujo su población a unos cien ejemplares. Las tendencias actuales de la población son buenas, pero muchos peligros no han desaparecido aún: predadores introducidos, contaminación, cambio climático, etc.

Anas laysanensis 20883539013_8462d84bfc_o
Anas laysanensis 21513298721_a392b73594_o
Isidro
Isidro
Admin
Admin

Cantidad de envíos : 13305
Fecha de inscripción : 08/01/2011

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.