EL ÁRBOL DE LA VIDA
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.

Geochelone gigantea

2 participantes

Ir abajo

Geochelone gigantea Empty Geochelone gigantea

Mensaje por Isidro Sáb Jun 08, 2013 6:21 am

Geochelone gigantea (Schweigger, 1812)
Sinónimos: Aldabrachelys gigantea (Schweigger, 1812), Dipsochelys hololissa (Günther, 1877), Dipsochelys dussumieri Gris, 1831

5-Agosto-2008.
Cautividad. Europa, Francia, París, Jardin des Plantes, Ménagerie du Jardin des Plantes.
Leg: Isidro Martínez. Det: Jardin des Plantes.


Dominio: Eukaryota.
Reino: Animalia.
Filum: Chordata.
Clase: Sauropsida.
Orden: Chelonia.
Suborden: Cryptodira.
Superfamilia: Testudinoidea.
Familia: Testudinidae.
Género: Geochelone.
Subgénero: Aldabrachelys.
Especie: Geochelone gigantea.

Las tortugas gigantes son un llamativo caso de las maravillas de la evolución y de la barbarie de la humanidad. Llegadas por azar a diversas islas y archipiélagos, esas tortugas se encontraron que no tenían competencia y se convirtieron a menudo en los animales más grandes de sus respectivas islas. En algunas, la densidad de tortugas era tan grande que hay relatos de que un hombre podía recorrer toda la isla sin pisar el suelo, caminando sobre los caparazones de estos animales. Sea verdadera o no esa leyenda, lo cierto es que esos días han quedado atrás. Hace apenas unos siglos, los marineros, exploradores y comerciantes de Europa descubrían las islas en mitad del océano y arrasaban con toda su fauna, sobre todo con las tortugas, tan fáciles de capturar, poco peligrosas, que proveían de abundante carne y que aguantaban vivas sin comer en las bodegas de los barcos mucho tiempo, haciendo así de "despensa viviente". Miles y miles, millones de tortugas eran sacadas de las diversas islas, sobre todo las del océano Índico, todos los años. De resultas de esta actividad, unas cuantas especies desaparecieron completamente de la faz de la Tierra, incluyendo cinco especies de Reunión y Mauricio y dos especies malgaches, así como algunas subespecies de las especies propias de las Seychelles y las Galápagos.

El caso de la tortuga gigante de Aldabra, Geochelone gigantea, no es muy diferente. Es la segunda especie más grande del mundo entre las tortugas terrestres, pudiendo tener un caparazón de alrededor de un metro y cuarenta centímetros de longitud, y pesar más de doscientos cincuenta kilos. Cabe destacar que, sin embargo, las hembra son bastante más pequeñas y ligeras. Tiene un caparazón abovedado, de color gris oscuro a negro, uniforme. Las placas del caparazón están formadas por escudos concéntricos de crecimienro (dos al año), muy visibles en los juveniles pero casi borrados en los adultos. El plastrón es también grisáceo y sin dibujos. Posee patas muy robustas, necesarias para soportar su enorme peso, y están cubiertas de grandes escamas. Como otras tortugas gigantes, tiene un cuello muy largo que le permite un gran radio de acción sin tener que mover su pesado cuerpo. Su cabeza es redondeada, no tan alargada como la tortuga de las Galápagos. Posee un tabique nasal cartilaginoso, que permite al animal beber por la nariz.

Es endémica del Atolón de Aldabra en el archipiélago de las Seychelles, aunque también ha sido introducida en la isla de Unguja del archipiélago de Zanzíbar. Se divide en cuatro subespecies, dos de las cuales están ya extintas, y las restantes están amenazadas de extinción, especialmente en el caso de la subespecie hololissa, que se dio por extinta hasta que se descubrieron algunos ejemplares en cautividad. Esta subespecie sigue viva en la actualidad, pero está completamente extinta en su hábitat natural, y la población cautiva, repartida por diversos zoos del mundo, es muy exigua. La lentitud y dificultad de su éxito reproductivo hace muy difícil repoblar las antiguas zonas donde habitaba. Es un animal bastante adaptable, que se encuentra en pastizales, matorrales bajos y dunas costeras. Transforma el hábitat de un modo similar a los elefantes, derribando arbolillos y creando una comunidad vegetal específica. Se alimenta sobre todo de hojas y tallos, que complementa con algún ocasional animalillo o carroña. A veces se levantan trabajosamente sobre sus patas posteriores para alcanzar las ramas bajas de arbustos y árboles, a pesar del peligroso riesgo de vuelco que supondría la muerte del animal por inanición. De febrero a mayo tiene lugar la cópula, tras la cual la hembra pondrá, enterrados en un nido somero, de nueve a veinticinco huevos, la mayor parte de los cuales serán estériles. Tras ocho meses, nacen las crías. La tortuga gigante de Aldabra es el animal de vida más larga que existe: el ejemplar más longevo, llamado Adwaita, vivió doscientos cincuenta y cinco años, hasta que murió en 2006.

Ejemplar de la subespecie hololissa en la Ménagerie:
Geochelone gigantea 5025516308_6d9ddb0206_o

Ejemplar etiquetado como Dipsochelys dussumieri (sinónimo de la subespecie nominal), en el Zoo de Praga:
Geochelone gigantea 31729586233_ab942d6985_o

Ejemplar de la subespecie típica en el Tierpark de Múnich:
Geochelone gigantea 32413931331_a92d849cec_o


Última edición por Isidro el Jue Ene 26, 2017 10:56 am, editado 1 vez
Isidro
Isidro
Admin
Admin

Cantidad de envíos : 16465
Fecha de inscripción : 08/01/2011

Volver arriba Ir abajo

Geochelone gigantea Empty Re: Geochelone gigantea

Mensaje por Carlos Galan Sáb Jun 08, 2013 10:56 pm

Es muy llamativo el caso de estas tortugas, que se vuelven gigantes a partir de especies de talla normal tras colonizar las islas. Esto se debe en parte a la falta de depredadores, lo que no termino de entender es porque no aligeran su caparazón y continúan teniendo esa carga tan pesada que las vuelve lentas y torpes. ¿Lo usarán de esqueleto externo para poder mantener sus pesados órganos?.
Carlos Galan
Carlos Galan
Admin
Admin

Cantidad de envíos : 8653
Fecha de inscripción : 22/09/2009
Edad : 37

http://www.taxateca.com

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.