EL ÁRBOL DE LA VIDA
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.

Chlamyphorus truncatus

Ir abajo

Chlamyphorus truncatus Empty Chlamyphorus truncatus

Mensaje por Isidro el Jue Jun 25, 2020 8:34 am

Chlamyphorus truncatus ‎Harlan‎, 1825

27-Julio-2019.
Cautividad. América, Norteamérica, Estados Unidos, Nueva Inglaterra, Massachusetts, Suffolk, área metropolitana de Boston, Cambridge, Campus de la Universidad de Harvard, Museo de Historia Natural de Harvard.
Leg: Isidro Martínez. Det: Isidro Martínez.


Dominio: Eukaryota.
Reino: Animalia.
Filum: Chordata.
Clase: Synapsida.
Orden: Cingulata.
Familia: Dasypodidae.
Subfamilia: Chlamyphorinae.
Género: Chlamyphorus.
Especie: Chlamyphorus truncatus.

El pichiciego menor, especie tipo de las dos que conforman el género Chlamyphorus, es el más minúsculo de todos los armadillos, midiendo tan solo entre siete y trece centímetros de longitud corporal, excluyendo la cola. Es también el más peculiar y extraño de todos los armadillos. Su caparazón es de color rosa pálido, un color muy inusual para un mamífero, mientras que las partes ventrales están muy densamente cubiertas de un largo pelaje blanco, que constituye el pelo más denso de todos los armadillos, a pesar de que el caparazón carece por completo de pelo, creando un fuerte contraste entre ambas partes. Su cabeza parece pequeña en proporción al cuerpo y tiene una forma cónica corta, con ojillos pequeños y, a diferencia de los demás armadillos, sin orejas. Sus patas anteriores poseen uñas enormes, adaptadas para excavar. El caparazón es continuo desde el escudo cefálico hasta el final del cuerpo, sin la clara división entre cabeza y cuerpo que se ve en los demás armadillos, lo que da a este animal una apariencia muy peculiar. A diferencia de todos los demás armadillos, su caparazón está suelto, uniéndose al cuerpo tan sólo a lo largo de la línea dorsal. También llamativo resulta el final del caparazón, que termina de forma levantada y bruscamente truncada en los cuartos traseros del animal, lo que no sucede en ningún otro armadillo. Tras el borde truncado del caparazón hay una placa pélvica, que el animal utiliza para compactar el suelo tras él mientras se abre camino bajo tierra, algo que no hace ningún otro armadillo. La cola también es muy inusual: de unos tres centímetros de longitud, mucho más corta que en los restantes armadillos, tiene una punta terminada en una placa con forma de diamante, y la apoya en el suelo usando la cola como una quinta extremidad en las raras ocasiones en las que sale al exterior. La hembra posee sólo dos mamas.

Es endémico del Chaco de la región central de Argentina, Bolivia y Paraguay, donde habita en las planicies arenosas áridas, entre matorrales y cactus. Se trata de una especie en peligro, catalogada como Vulnerable, debido a la expansión agrícola. De costumbres nocturnas, pasa el día enterrado en su madriguera. Usa la placa pélvica no sólo para compactar la tierra sino también para taponar la entrada de su madriguera, de forma tan hermética que ni siquiera el agua de lluvia puede entrar, salvo que llueva mucho (algo que no suele suceder en su árido hábitat). De hecho, su área de distribución natural queda limitada en su parte este por regiones más lluviosas que le impiden proliferar. Si su madriguera llega a empaparse, la abandona. Sus reducidos ojos no le permiten distinguir colores y formas, pero sí diferenciar la luz de la oscuridad. Es un animal especializado que se alimenta sobre todo de hormigas, aunque no desdeña otros insectos, gusanos y caracoles cuando los encuentra o incluso raíces y otras partes vegetales. Sin embargo, es sumamente exquisito en punto a escoger lo que come y cada individuo tiene unas preferencias gastronómicas muy marcadas, por lo que lo que un pichiciego coma con frecuencia, otro no lo querrá. Esto, junto a la gran facilidad de morir por estrés al ser manipulado, imposibilita la tenencia en cautividad de esta especie. Seguramente este animal nunca bebe, obteniendo todo el agua que necesita a partir de su comida. No se puede enrollar como una bola, por lo que si se siente amenazado excava a increible velocidad quedando enterrado en el suelo muchas veces antes de que el peligro pueda alcanzarlo. Nada se conoce sobre su reproducción.

Chlamyphorus truncatus 50043988668_d2dc097425_o
Isidro
Isidro
Admin
Admin

Cantidad de envíos : 13440
Fecha de inscripción : 08/01/2011

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.