EL ÁRBOL DE LA VIDA
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.

Homo sapiens

2 participantes

Ir abajo

Homo sapiens Empty Homo sapiens

Mensaje por Isidro Mar Mar 26, 2019 10:15 am

Homo sapiens Linnaeus, 1758

14-Julio-1984.*
Europa, España, Aragón, Huesca, Jacetania, Jaca.
Leg: Isidro Martínez. Det: Isidro Martínez.

*Nota: Resulta difícil elegir una fecha y localidad para esta especie, puesto que la ficha está elaborada por un ejemplar de esta misma especie, por lo que la fecha podría ser "Constanetemente" y la localidad, en todos los lugares en los que haya estado. Finalmente, he optado por poner la fecha y lugar de nacimiento del ejemplar que aparece en la mayor parte de las fotografías, es decir, yo.

Dominio: Eukaryota.
Reino: Animalia.
Filum: Chordata.
Clase: Synapsida.
Orden: Primates.
Suborden: Haplorrhini.
Superfamilia: Hominoidea.
Familia: Hominidae.
Subfamilia: Homininae.
Género: Homo.
Especie: Homo sapiens.

En el infinito mundo de la biodiversidad, existen criaturas tan extrañas que producen asombro, desde colonias formadas por animales que cumplen cada uno la función de un órgano, hasta seres inteligentes con siete corazones que se comunican entre sí cambiando de color. Sin embargo, quizás la más extraordinaria de todas las criaturas del reino animal sea el hombre o ser humano.

El hombre, única especie viviente de la familia Hominidae, es un mono gigante, que posee infinidad de peculiaridades anatómicas únicas no sólo entre los primates, sino entre todos los mamíferos. Lo que más llama la atención es su extravagante postura. Se desplaza siempre usando únicamente las patas posteriores, y para conseguir el equilibrio en tan admirable postura, debe mantener su tronco completamente erecto, con las patas anteriores colgando a los lados del mismo, y la cabeza doblada en un ángulo extraño de noventa grados con respecto al cuerpo, de modo que pueda mirar hacia el frente. Debido a esta rara postura, las medidas habituales para los mamíferos (de cabeza+cuerpo y cola, y altura hasta la cruz) no sirven para el ser humano, sino que en éste, la altura se mide desde la parte superior de la cabeza hasta la punta de las patas posteriores. Esta altura suele ir por lo general de un metro y sesenta centímetros a un metro y noventa centímetros, siendo más infrecuentes las alturas menores o mayores a ésa. La siguiente característica que llama la atención en el hombre es la extrañísima distribución de su pelaje. El pelo humano puede ser de color negro hasta amarillento pálido, y en los ejemplares viejos se vuelve blanco. La mayor parte de su piel está desprovista de pelo o lo tiene más o menos ralo, pero en cambio, un pelo extraordinariamente largo (el más largo de todos los primates) ocupa la parte superior y posterior de la cabeza. En los machos adultos, también aparece pelo muy largo (llamado "barba") en la parte inferior de la cabeza, desde debajo de los orificios nasales hasta la garganta, dejando sin embargo desnuda de pelo la frente, en área alrededor de los ojos, y las mejillas. Las hembras adultas y los juveniles de ambos sexos carecen de pelo en la parte frontal inferior de la cabeza. Además del pelo de la cabeza, el hombre posee dos pequeñas bandas horizontales de pelo encima de sendos ojos, un mechón de pelos más rizados en las axilas de las patas anteriores, y pelos también rizados alrededor de los genitales. La casi ausencia de pelo en la mayor parte del cuerpo humano ha obligado a que éste utilice algo para sustituirlo, de modo que el hombre fabrica piezas blandas y suaves hechas de tejidos para cubrir su cuerpo, por ello, raramente un humano se verá con el aspecto natural de su cuerpo desnudo. El hombre posee dimorfismo sexual acusado. Además de la mencionada falta de barba en las hembras, éstas son por lo general mucho más esbeltas, de cintura más delgada, caderas más anchas y complexión menos musculosa que los machos. Además, tienen dos glándulas mamarias muy desarrolladas, lo que modifica su silueta en perfil lateral. Además de la extraña postura y la rara distribución del pelo en el cuerpo, el hombre tiene aún más características anatómicas extrañas. Destaca su rara cabeza, en la que el volumen craneano es desproporcionado, debido a que alberga al cerebro más grande en proporción a la cabeza de entre todos los animales. La cabeza tiene también otras particularidades: los orificios nasales se abren en la parte inferior de una rara protuberancia triangular, llamada nariz, en lugar de abrirse simplemente en el hocico como en la mayor parte de los demás monos. Y por último, cabe destacar su barbilla, que es exageradamente prominente y puntiaguda, sobresaliendo incluso más allá del nivel de los labios. En el resto del cuerpo, destacan las patas anteriores muchísimo más cortas que las posteriores, lo cual es una adaptación a su extraña forma erecta de desplazarse, ya que lo habitual en los demás monos es que las patas anteriores sean tanto o más largas que las posteriores. Las patas anteriores terminan en manos prensiles de cinco largos dedos, el más interno de ellos oponible, y provistos en su extremo de uñas aplanadas, sin embargo, las patas posteriores terminan en pies muy extraños, grandes, planos, de dedos sumamente cortos y el más interno no es oponible. De nuevo, ésta es en realidad una adaptación al modo de locomoción humano, que camina sólo con las patas posteriores.

Si ya extraordinaria es la morfología del ser humano, todavía más peculiar es su biología. El ser humano es la especie animal de más amplia distribución en todo el planeta. Se puede encontrar en todos y cada uno de los rincones imaginables del planeta Tierra, volando más alto que ningún otro animal, en tierra firme, en la superficie del mar o debajo de ella hasta las mayores profundidades, también bajo tierra, e incluso, es el único animal conocido que es capaz de salir del propio planeta Tierra y viajar por el espacio exterior. No obstante, el hombre es mucho más abundante en zonas de tierra firme relativamente llanas y no muy densamente arboladas. El hombre es un animal diurno y terrestre, es el más terrestre de todos los monos y prácticamente nunca trepa a los árboles. Sus costrumbres sociales no tienen comparación posible en el reino animal. Es una especie muy sociable que vive en densas colonias pero formando unidades familiares dentro de las mismas. Raramente un hombre puede sobrevivir mucho tiempo en total soledad. El ser humano necesita de una extraordinaria red cooperativa formada por sus semejantes para sobrevivir. En la asombrosa sociedad humana, cada miembro se especializa en alguna tarea concreta y pone esta especialidad al servicio de los que la busquen. El mejor ejemplo de esto es la alimentación. Cualquier animal normal simplemente se dedica a buscar su comida y comerla cuando la encuentra, pero el hombre pasa por un complejísimo ciclo que envuelve a numerosos ejemplares de su especie, solo para poder comer. En este ciclo, de forma muy resumida, unos ejemplares producen alimento mediante la cría y cuidado intensivo de plantas o animales comestibles, otros ejemplares recolectan el alimento producido, otros lo transportan hasta los puntos de elaboración, otros mezclan, procesan y modifican esos alimentos de todas las formas imaginables para transformarlos en otro producto inexistente en la naturaleza, otros se preocupan de fabricar elementos que preserven a estos alimentos contra los agentes externos, otros llevan los alimentos así protegidos a ciertos puntos, y finalmente los que van a consumir esos alimentos acuden a dichos puntos para conseguirlos. Este ciclo es el mismo o similar para cualquier necesidad o deseo que tengan los humanos con respecto a cualquier otra cosa imaginable en la vida. Para conseguir todo esto, el hombre recurre a un método complicadísimo y que sería muy difícil de entender para una especie no humana, este método se llama dinero y consiste en intercambiar bienes o servicios por elementos de valor simbólico fijo. De este modo, los hombres que van a buscar comida al punto donde se vende, la intercambian por dinero, lo que permite acordar un valor fijo de dinero a cada producto o servicio.

Las hembras humanas paren una sola cría, raras veces dos y muy raras veces tres, en cada parto, tras nueve meses de gestación. La cría nace ya muy desarrollada, pero con los ojos cerrados. Es amamantada durante sus primeros meses de vida, y después poco a poco es aprovisionada con alimentos especiales, suaves y finamente triturados de consistencia cremosa. Las crías suelen alcanzar la madurez sexual hacia los trece años, aunque las hembras lo suelen hacer un poco antes que los machos. Normalmente, las crías permanecen junto a sus padres durante sus primeros veinte años de vida en promedio, aunque este tiempo es bastante variable dependiendo de las circustancias. Los humanos se vuelven luego independientes y llegan a formar sus propias familias, sin embargo, no dejan de relacionarse con sus padres y hermanos, y son tolerados y aceptados en el territorio de sus padres. El ser humano es uno de los animales más longevos que existe, viviendo en promedio unos noventa años, con ejemplares excepcionales que han llegado a superar los ciento veinte años.

La característica más triste del ser humano es que parezca haber sido diseñado específicamente para destruir el mundo y todo cuanto habita en él. Si la Tierra se considerase como un ser vivo (como en la teoría Gaia), la humanidad no podría considerarse de otro modo que como un cáncer maligno y atroz. La población humana crece exponencialmente hasta niveles insostenibles, y casi todas las actividades de nuestra especie son perjudiciales para el resto de la vida. Esto es así a causa de que, a diferencia de los demás animales, los humanos no viven en un hábitat concreto, sino que transforman todos los hábitats para convertirlos en terrenos donde nuestra especie pueda prosperar de la forma más eficiente. Los hábitats así transformados suelen ser terrenos donde la vida apenas puede abrirse camino, y se consiguen a base de destruir hábitats naturales donde viven las demás especies. El hombre, además de destruir los hábitats naturales para implantar sus propios hábitats o para conseguir recursos (como madera), tambien introduce especies exóticas en lugares donde no son nativas causando la extinción de numerosas especies (especialmente en ecosistemas insulares), contamina el agua, el aire y la tierra con productos químicos que destruyen la vida, produce cientos de miles de millones de toneladas de basura perjudicial para la vida, se traslada en vehículos más rápidos que cualquier animal y que causan la muerte por impacto de miles de millones de animales a diario, expulsa a la atmósfera gases que hacen elevar la temperatura media del planeta de modo que se expanden los desiertos, se retraen los glaciares hasta desaparecer, se blanquean los arrecifes coralinos y todas las especies relictas de alta montaña terminan por desaparecer, además el hombre también recolecta salvajemente los recursos naturales, a menudo sin un uso justificado, de modo que se esquilman las especies recolectadas hasta desaparecer, construye presas en los ríos que impiden la reproducción de todas las especies anádromas y catádromas, deja redes de pesca en los mares donde mueren atrapadas miles de especies que no son el objetivo de captura, y por si todo eso no bastase, trata de exterminar a toda criatura viviente si llega a afectar negativamente a los bienes y alimentos que él produce para consumo propio, aunque sea de forma absolutamente insignificante. El resultado de todo esto es que el hombre está causando la Sexta Gran Extinción Masiva en la historia de la Tierra, tras la quinta que acabó con los dinosaurios. Esta es la primera Gran Extinción causada por una sola especie, y probablemente sea la más atroz de todas por su combinación de gran velocidad y absoluto alcance. Una especie se extingue actualmente CADA MEDIA HORA, en un ritmo entre cien y mil veces superior al ritmo natural de extinción de especies, por lo que el ritmo natural de creación de nuevas especies no puede mantener la biodiversidad al mismo nivel. Por fortuna, la concienciación ambiental está en auge en toda la sociedad humana, y la encomiable labor de organizaciones conservacionistas como los zoos y fundaciones de vida salvaje han logrado frenar y salvar gran parte de la biodiversidad que nos queda. Aunque poco pueden hacer estas organizaciones benéficas ante la vorágine que representa a la mayor parte de la actividad de nuestra especie, es un hilo de esperanza, pequeño pero creciente que corre contrarreloj para salvar lo poco que nos queda. Algunos ejemplares de humanos preocupados y conscientes de los problemas actuales de la biodiversidad, se ilustran a continuación.

En el Ibón de Batisielles, cerca de Benasque:
Homo sapiens 32531500157_665038f8b6_o

Con cormoranes grandes (Phalacrocorax carbo) en el río Yangtze:
Homo sapiens 33597217138_da592b582a_o

En Kew Gardens (Londres), apoyado en una hoja de Amorphophallus titanum:
Homo sapiens 2412688813_8693e60af8_o

En El Portalet, en la frontera entre Francia y España:
Homo sapiens 46750090874_622d96e2f7_o

Yo haciendo el moñas en Jánovas:
Homo sapiens 46750076414_1dcf184b83_o

José Herrera sosteniendo una Coronella girondica en Juslibol:
Homo sapiens 32531497247_ac0bb629ca_o

Con un ejemplar de Bubo capensis ssp. mackinderi:
Homo sapiens 3257008719_f89739c443_o

Yo con Ramón Batlle y José Ramón Correas, hallazgo de Saga pedo en Perdiguera:
Homo sapiens 32531483007_2fed4aec64_o

Haciendo amigos con un lince boreal (Lynx lynx):
Homo sapiens 3106508227_77261ff2ff_o

Yo con Chema Escolano en Jánovas:
Homo sapiens 46750091244_38cc1a5733_o

Ramón Batlle fotografiando un tándem de Platycnemis acutipennis en el río Isavarre:
Homo sapiens 46750076964_d7d9a9221c_o

Carlos Galán Boluda en Navacerrada:
Homo sapiens 32531503547_0697433f77_o

Jugando con una Genetta tigrina:
Homo sapiens 2491036557_f021e97769_o

Carlos Galán Boluda y yo en Navacerrada:
Homo sapiens 32531486537_24587be8f6_o

Con una Cacatua moluccensis en el hombro:
Homo sapiens 4529941433_339f2fa7b2_o

José Herrera, Carlos Galán Boluda y yo observando madrigueras larvarias de Myriochila melancholica en una salada de los Monegros:
Homo sapiens 40507194673_f55c5d4994_o

Volando una Aquila verreauxii:
Homo sapiens 3042639105_83a178a2b6_o

En un paisaje otoñal cerca de la Laguna Negra:
Homo sapiens 46750081794_2761c8f330_o
Isidro
Isidro
Admin
Admin

Cantidad de envíos : 16310
Fecha de inscripción : 08/01/2011

Volver arriba Ir abajo

Homo sapiens Empty Re: Homo sapiens

Mensaje por Carlos Galan Sáb Jul 13, 2019 2:11 am

Más información sobre esta especie en: http://taxateca.com/ordenprimates.html

Añado dos imágenes donde aparecen individuos con características europeas, africanas y asiáticas:

Homo sapiens Homo_sapiens
Carlos Galan
Carlos Galan
Admin
Admin

Cantidad de envíos : 8606
Fecha de inscripción : 22/09/2009
Edad : 36

http://www.taxateca.com

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.