Gazella subgutturosa

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Gazella subgutturosa

Mensaje por Isidro el Miér Mar 18, 2015 5:05 am

Gazella subgutturosa (Güldenstaedt, 1780)

11-Agosto-2013.
Cautividad. Europa, República Checa, Bohemia, Pilsen, Zoo y Jardín Botánico de Plzeň.
Leg: Isidro Martínez. Det: Zoo de Pilsen.


Dominio: Eukaryota.
Reino: Animalia.
Filum: Chordata.
Clase: Synapsida.
Orden: Artiodactyla.
Suborden: Ruminantia.
Superfamilia: Bovoidea.
Familia: Bovidae.
Subfamilia: Antilopinae.
Género: Gazella.
Especie: Gazella subgutturosa.

La gacela persa es un mamífero esbelto que mide hasta ciento veinticinco centímetros de longitud corporal (excluyendo la cola) y hasta sesenta y cinco centímetros de altura hasta la cruz, siendo los machos más grandes y pesados que las hembras. Es más robusta que otras gacelas asiáticas y puede pesar (en los machos) hasta cuarenta y tres kilos. Su pelaje es de color pardo claro por la parte dorsal, oscureciéndose en los flancos y volviéndose blanco en la parte ventral. En invierno el pelaje se vuelve más largo y denso y de color más claro. La cola es completamente negra y destaca mucho contra las manchas blancas de los cuartos traseros. El rostro es casi completamente blanco en los adultos, pero con marcas oscuras en los juveniles. Las orejas son largas y los ojos grandes y negros. A diferencia de otras especies de gacelas, normalmente sólo los machos poseen cuernos, que miden hasta treinta y cuatro centímetros de longitud, tienen forma de S y son de color negro. Los machos pueden desarrollar una especie de papada que es un desarrollo de la laringe, y que da su nombre (subgutturosa) a la especie.

Se distribuye por las zonas desérticas de Irán, Irak, Pakistán, Afganistán, el sudeste de Turquía y el desierto del Gobi. Hace unos seis mil años habitaba también en Oriente Próximo, pero fue exterminada mediante trampas de captura, probablemente para sacrificios rituales, como muestran ciertas pinturas rupestres. Se diferencia en cuatro subespecies, aunque algunos autores las consideran como especies independientes. Habita en desiertos y en mesetas calizas, desde el nivel del mar hasta los tres mil quinientos metros de altitud, pudiendo ocupar desde zonas casi carentes de vegetación hasta zonas con una rica comunidad vegetal, pero siempre evita las tierras cultivadas y los pastizales ganaderos. Emigra estacionalmente a lo largo de su área de distribución, y durante el invierno ocupa áreas ventosas libres de nieve. Puede correr a gran velocidad, hasta sesenta kilómetros por hora, pero a diferencia de otras gacelas, no salta. Se alimenta de hierba, hojas y brotes. Este animal puede vivir hasta doce años y las hembras alcanzan la madurez sexual a los nueve meses de vida, los machos a los dieciocho meses. Los machos establecen sus territorios poco antes de su época de reproducción y los delimitan con excrementos que entierran en un hueco excavado con sus pezuñas. A menudo, si un macho encuentra una de estas señales territoriales, la desenterrará y la llenará con sus propios excrementos en sustitución. Se reproduce de septiembre a diciembre, periodo en el el macho adulto busca activamente las hembras y las persigue hasta guiarlas a su territorio. El macho sólo copulará con aquellas hembras que hayan permanecido un tiempo en su territorio. Curiosamente, esta gacela suele parir gemelos, lo que es muy raro en los rumiantes en general incluyendo las demás especies de gacelas. Las crías se esconden durante los primeros días hasta que son lo bastante fuertes como para reunirse de nuevo con el rebaño.

Sus poblaciones han disminuido mucho y la mayoría sólo se encuentra en áreas remotas o inaccesibles o bien en espacios protegidos. Más del treinta por ciento de su población mundial ha disminuido en tan sólo diez años. Se clasifica como Vulnerable, y sus principales amenazas son la caza directa y la destrucción de su hábitat a causa del desarrollo agrícola. Aunque se han intentado numerosos proyectos de reintroducción a partir de ejemplares nacidos en cautividad, los esfuerzos de conservación han sido por lo general infructuosos, y la mayoría de los animales han muerto en invierno por desnutrición. La restricción del uso ganadero de su hábitat sería la medida más importante a tener en cuenta para la recuperación de la gacela.

avatar
Isidro
Admin
Admin

Cantidad de envíos : 10961
Fecha de inscripción : 08/01/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.