Hippobosca equina

Ir abajo

Hippobosca equina

Mensaje por Isidro el Mar Sep 18, 2018 4:18 am

Hippobosca equina Linnaeus, 1758

2-Julio-2011.
Europa, España, Comunidad Valenciana, Castellón, Los Puertos de Morella, Cinctorres, en trampa de luz.
Leg: Isidro Martínez. Det: Isidro Martínez.


Dominio: Eukaryota.
Reino: Animalia.
Filum: Arthropoda.
Clase: Insecta.
Orden: Diptera.
Suborden: Cyclorrhapha.
Superfamilia: Hippoboscoidea.
Familia: Hippoboscidae.
Género: Hippobosca.
Especie: Hippobosca equina.

Ésta es la especie tipo de las siete que conforman el género Hippobosca, y por tanto también lo es de toda la familia Hippoboscidae. Mide entre siete y nueve milímetros de longitud y presenta un cuerpo duro y muy aplanado, con una cabeza muy evidente provista de ojos grandes laterales, así como patas muy fuertes y robustas terminadas en poderosas garras ganchudas, dándole un aspecto similar al de un cangrejo o garrapata con alas. El cuerpo es de color pardo muy oscuro con algunos dibujos amarillentos en el tórax. Las patas son más claras que el cuerpo y poseen algunas marcas o anillos de color negruzco. Las alas son de tonalidad grisácea, más parduzca hacia la base, y superan largamente la longitud del abdomen, la venación alar proximal es densa y oscura. A diferencia de algunos otros géneros de la misma familia, la Hippobosca equina mantiene sus alas de por vida, sin desprenderse de ellas al encontrar un huésped. La larva (que vive dentro del abdomen de su madre) es blanca y casi esférica, de unos tres milímetros de diámetro. La crisálida es subesférica, negra y brillante y se asemeja a una semilla.

Se distribuye ampliamente por Europa, el norte de África y Asia occidental. Los imagos vuelan de junio a septiembre. Es una especie parásita de mamíferos grandes, principalmente de caballos y asnos, de donde deriva su nombre científico, por lo que su hábitat coincide con las zonas rurales donde se cría a estos animales. Pero también puede pasar al ganado vacuno, ovino o caprino, a los ciervos y a los dromedarios. Es activamente atraída por los humanos, perros y algunas aves también, pero en cuanto detecta que no es un huésped adecuado se va, por lo que raramente pica a nuestra especie. En los perros es sustituida por Hippobosca longipennis. Estas moscas no pueden almacenar sangre en su estómago como los mosquitos, por lo que deben picar con frecuencia a sus huéspedes. Suele verse en grupos y se concentra especialmente en las partes del cuerpo con poco pelo o sin pelo, tales como las ubres, en los pliegues inguinales y alrededor de los genitales o el ano. Si se las molesta, salen volando pero vuelven a posarse de inmediato en el mismo animal. Los miembros de la familia Hippoboscidae tienen una fascinante estrategia reproductiva: son pupíparas, es decir, no ponen huevos, ni siquiera paren larvas vivas, sino que la larva se desarrolla dentro del vientre de su madre y la hembra adulta pare directamente una crisálida. Cada hembra de esta especie pare de cinco a doce crisálidas en su vida. Las crisálidas caen al suelo y tres o cuatro semanas después (hasta veinte semanas si el clima es inadecuado), los adultos emergen de ella.

avatar
Isidro
Admin
Admin

Cantidad de envíos : 12204
Fecha de inscripción : 08/01/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.