Agelaius phoeniceus

Ir abajo

Agelaius phoeniceus Empty Agelaius phoeniceus

Mensaje por Isidro el Sáb Ago 29, 2015 9:06 pm

Agelaius phoeniceus (Linnaeus, 1766)

24-Julio-2019.
América, Norteamérica, Nueva Inglaterra, Massachusetts, Suffolk, Boston, Arboreto de Arnold.
Leg: Isidro Martínez. Det: Isidro Martínez.


Dominio: Eukaryota.
Reino: Animalia.
Filum: Chordata.
Clase: Aves.
Orden: Passeriformes.
Suborden: Oscines.
Superfamilia: Passeroidea.
Familia: Icteridae.
Subfamilia: Agelaiinae.
Género: Agelaius.
Especie: Agelaius phoeniceus.

El mirlo de alas rojas es una de las aves paseriformes más conocidas del Neártico, y la información que puede encontrarse con facilidad en internet sobre esta especie es más extensa que la de la gran mayor parte de las aves. Es la especie tipo de las once que componen el género Agelaius. Mide de diecisiete a veinticuatro centímetros de longitud, siendo los machos notablemente más grandes que las hembras, sin que haya solapamiento de tamaños entre ambos sexos. Su envergadura alar varía igualmente entre treinta y uno y cuarenta centímetros. Además del tamaño, presenta un marcado dimorfismo sexual en su coloración: los machos tienen un plumaje casi totalmente de un negro profundo y aterciopelado, a excepción de las coberteras terciarias, que son de vivo color escarlata y las del borde son amarillas, dando a las alas un aspecto de tener los "hombros" rojos. La hembra, en cambio, tiene la parte dorsal de tonos pardo oscuros, y la ventral fuertemente moteada y listada de blanco y negro. Los juveniles se asemejan a las hembras adultas, pero tienen los colores más pálidis, especialmente en la zona ventral. Ambos sexos tienen un afilado pico cónico, negro en el macho, mientras que en la hembra, la mandíbula superior es pardo oscura y la inferior más clara. Los ojos y las patas son negros.

Agelaius tricolor, una especie bastante similar que se solapa en el sur de su área de distribución, tiene las manchas escarlatas del macho bordeadas de blanco en lugar de amarillo. Agelaius assimilis, endémico de Cuba, se consideraba antiguamente como una subespecie de A. phoeniceus. Los machos son casi idénticos a los de la especie que nos ocupa, pero las hembras son muy diferentes, completamente negras.

Se distribuye de forma muy extensa por toda Norteamérica, desde Alaska y Terranova hasta Costa Rica, excepto en los desiertos más áridos, las regiones árticas, las cumbres montañosas y los bosques densos. Podría ser el ave norteamericana más abundante, estimándose unos ciento noventa millones de ejemplares en Estados Unidos. Se divide en veintidós subespecies muy similares unas a otras en su aspecto físico. En el norte de su área de distribución, es un ave migratoria, mientras que en el sur es sedentaria. Habita en pastizales abiertos, con preferencia por las zonas pantanosas con grandes extensiones de carrizales y juncales. En estas zonas suele ser casi siempre la especie más abundante de ave. A veces se adapta a campos de labor o a arboledas poco densas. Se alimenta sobre todo de semillas, y en menor grado pequeños frutos jugosos, pero una cuarta parte de su dieta está formada por insectos y otros pequeños animalillos. Mudan su plumaje en el verano y otoño, durante unas ocho semanas. Son aves gregarias, y a principios de primavera forman bandadas exclusivamente compuestas por machos. Sin embargo, son muy territoriales en la época reproductiva, que dura de abril a julio. Los machos llegan a sus territorios de reproducción mucho antes que las hembras, y se posan en atalayas altas y bien visibles, cantando durante todo el día para advertir de su presencia. Las manchas rojas de las alas le sirven para defender su territorio, y cuando más grandes sean, mayor efectividad tendrán. Son una señal de advertencia para otros machos y no tienen ningún papel en la atracción sexual de las hembras. Cada macho se aparea con hasta quince hembras por temporada, aunque generalmente son dos o tres. El nido se halla oculto entre los carrizos o vegetación similar, a entre uno y dos metros de altura sobre el suelo o el agua. Los machos que guardan a los nidos, hembras y polluelos, no dudan en atacar ferozmente a cualquier depredador que se le acerque, aunque tenga un tamaño muy superior al suyo. Sin embargo sólo ataca a los depredadores diurnos, y no a los nocturnos. Cada hembra suele producir una o dos nidadas al año, con un máximo de hasta cinco. El nido tiene forma de taza, está elaborado con hojas de juncias, lirios, carrizos y plantas similares, y forrado en su interior con barro o tierra, raicillas, madera podrida y otros materiales blandos. Suele medir unos doce centímetros de diámetro y de altura. Es la hembra la única que construye el nido, durante entre tres y seis días, y en él pone de uno a seis huevos de unos dos centímetros y medio de longitud, de color verde azulado pálido, con manchas oscuras. Son incubados solamente por la hembra, y el macho tan solo colabora ocasionalmente en las tareas de limpieza del nido. Los polluelos son alimentados por ambos sexos pero mucho más por la hembra. La dieta de los polluelos es totalmente animal. Permanecen en el nido durante diez a doce días, pero siguen recibiendo alimentos y cuidados parentales después de abandonarlo. Puede vivir hasta un máximo de quince años.

Agelaius phoeniceus 48919305223_3361b397df_o
Agelaius phoeniceus 48919305443_250febee4f_o
Isidro
Isidro
Admin
Admin

Cantidad de envíos : 12844
Fecha de inscripción : 08/01/2011

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.