Felis catus

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Felis catus

Mensaje por Isidro el Sáb Nov 08, 2014 9:29 am

Felis catus (Linnaeus, 1758)

22-Marzo-2014.
Europa, España, Aragón, Teruel, Bajo Martín, Samper de Calanda.
Leg: Isidro Martínez. Det: Isidro Martínez.


Dominio: Eukaryota.
Reino: Animalia.
Filum: Chordata.
Clase: Synapsida.
Orden: Carnivora.
Suborden: Feliformia.
Superfamilia: Feloidea.
Familia: Felidae.
Subfamilia: Felinae.
Género: Felis.
Especie: Felis catus.

Huelga presentación de este animal, pues es uno de los más conocidos del mundo. El gato doméstico es un animal que, a pesar de no considerarse usualmente como comestible, ha estado ligado al hombre desde hace más de nueve mil quinientos años. La isla de Chipre fue uno de los primeros lugares donde se domesticó, a pesar de lo cual no pasó a Europa hasta varios miles de años después, desde el Antiguo Egipto. Comenzó a asociarse al hombre de una manera similar a los zorros o mapaches actuales: buscando los recursos alimenticios (roedores) asociados a la presencia humana.

El hombre ha fabricado centenares de razas diferentes que varían sobre todo en la coloración pero también en otros caracteres físicos, como la longitud e incluso la presencia de pelo. Mide de media unos setenta y cinco centímetros de longitud y suele pesar entre cuatro kilos y cinco kilos y medio. La cabeza es redondeada, provista de grandes orejas triangulares erectas, ojos con pupilas verticales, un morro muy corto y dientes afilados. La cola es larga y flexible, no muy peluda. Sus patas traseras tienen cinco dedos y las delanteras cuatro. Cada dedo posee una garra retráctil.

Actualmente, el gato doméstico es tan cosmopolita como el propio ser humano. El hombre comenzó a domesticarlos a partir del gato salvaje africano, Felis lybica, muy similar y que algunos consideran como de la misma especie. El gato doméstico se puede hibridar con muchas especies de gatos salvajes del complejo Felis sylvestris (modernamente se tiende a reunirlos todos bajo una sola especie), lo cual es la mayor amenaza para estas especies salvajes. El gato doméstico es una verdadera plaga en todo el mundo, siendo una especie extremadamente dañina para el medio ambiente en aquellos lugares donde no es nativo y sobre todo en ecosistemas insulares, en donde junto con ratas, cabras y otros acompañantes habituales del hombre, han exterminado a numerosísimas especies de pequeños vertebrados endémicos. El gato se alimenta sobre todo de insectos, pequeños mamíferos y aves. Es un animal muy social, que forma colonias con una cierta jerarquía. Los machos se encargan de marcar el territorio de la colonia mediante la orina, y es muy difícil que un gato ajeno entre en una colonia ya formada debido a la fuerte territorialidad de los que la componen. Las gatas entran en celo durante periodos de cuatro a siete días, varias veces al año. Durante el celo la gata lanza sonoros maullidos y los machos se pelean entre sí por el derecho a copular. En la cópula, la hembra se intenta resistir y sólo cuando el macho consigue inmovilizarla por el cuello accederá al acto sexual. Esta resistencia es lógica porque la penetración es muy dolorosa debido a las puntas afiladas que cubren todo el pene del macho. Sin embargo, estas puntas estimulan la ovulación, de ahí la razón evolutiva de su existencia. Las hembras copulan con numerosos machos (poliandria) por lo que una misma camada suele tener diferentes padres. Cada camada consta de una a diez crías que permanecen con su madre al menos durante un mes, mientras que el padre no las atiende ni cuida, abandonando a la hembra inmediatamente tras la cópula.

Los gatos son extraordinariamente ágiles y pueden saltar más de tres metros y medio de altura desde el suelo, además son muy flexibles y caben por cualquier rendija por la que les quepa la cabeza, debido a cierto cartílago de la clavícula. Sus orejas pueden moverse en diferentes direcciones y una independientemente de la otra, por lo que su oído es muy fino y muy superior al humano, como también lo es su olfato. Su vista, gusto y tacto están también muy desarrollados por lo que es uno de los animales con mayor capacidad sensorial del mundo. Utilizan sus afiladas uñas para trepar con facilidad por superficies verticales rugosas o agrietadas, tales como muros o troncos de árboles. Afilan sus uñas en superficies blandas y fácilmente accesibles. Los gatos duermen mucho más que la mayoría de los animales, hasta veinte horas al día, por lo general trece o catorce. Son muy inteligentes y capaces de asimilar ciertos conceptos. Poseen un elaborado lenguaje corporal así como más de cien diferentes vocalizaciones con las que se comunican. Estas cualidades así como su higiene, adaptabilidad y facilidad de mantenimiento han encandilado al ser humano, que ha formado infinidad de colectividades dedicadas a la cría, cruce y protección del gato doméstico. Este animal forma parte importante de casi todas las culturas y religiones humanas, tanto positiva como negativamente. En cautividad, los gatos ven a sus dueños como una especie de sustituto de sus madres, y mantienen un comportamiento propio de un cachorro durante toda su vida, como sucede con el perro doméstico. Dado que son acostumbrados a comida previamente preparada, no suelen consumir las prezas que instintivamente cazan, y es frecuente que utilizen dichas presas como un obsequio para su dueño.

Forma de coloración ancestral:


Una gata tricolor, una de las infinitas mutaciones seleccionadas por el hombre:
avatar
Isidro
Admin
Admin

Cantidad de envíos : 10986
Fecha de inscripción : 08/01/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.