Equus grevyi

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Equus grevyi

Mensaje por Isidro el Mar Mar 11, 2014 12:40 am

Equus grevyi Oustalet, 1882.

22-Agosto-2011.
Cautividad. Europa, Alemania, Berlín, Zoo-Aquarium de Berlín.
Leg: Isidro Martínez. Det: Isidro Martínez.


Dominio: Eukaryota.
Reino: Animalia.
Filum: Chordata.
Clase: Mammalia.
Orden: Perissodactyla.
Suborden: Hippomorpha.
Superfamilia: Equoidea.
Familia: Equidae.
Subfamilia: Equinae.
Género: Equus.
Subgénero: Hippotigris.
Especie: Equus grevyi.

La cebra de Grevy es la más distintiva de las tres especies existentes de cebras. Se diferencia muy fácilmente de las demás cebras por sus rayas muchísimo más estrechas y numerosas que en las demás especies, que le confieren un patrón único, especialmente en el trasero. También puede diferenciarse por la característica banda negra, bordeada de blanco, que recorre longitudinalmente su lomo, por sus orejas muy redondeadas, de gran tamaño, y por su vientre blanco, sin rayas, lo que la diferencia de la cebra común que tiene el vientre rayado. El cuello es más grueso que en las demás cebras, coronado por una crin mediantamente larga, erecta cuando el animal está excitado y lacia cuando está relajado. Además, también es de mayor tamaño que las demás cebras, y que todos los demás équidos salvajes, pudiendo medir dos metros y medio de longitud, un metro y medio de altura hasta la cruz y pesar hasta unos cuatrocientos cincuenta kilos. También se diferencia de las demás por su comportamiento, como veremos más adelante.

Este gran mamífero herbívoro es endémico del Cuerno de África, concretamente en el norte de Kenia y el sur de Etiopía, en donde su distribución está muy fragmentada y ocupa muy poca extensión. Antiguamente, su distribución era mucho más amplia y abarcaba una buena parte del África oriental ecuatorial. Se encuentra en las llanuras áridas y la sabana con matorrales y acacias, pudiendo soportar mucho mejor la sequía que la cebra común. Puede pasar tres días sin beber y alimentarse de hierbas demasiado secas para el ganado doméstico. También posee la habilidad para excavar el lecho de los ríos con sus pezuñas, en busca de agua subterránea. Sin embargo, no soporta condiciones tan extremas como el asno salvaje africano.

Puede mostrar indistintamente actividad diurna o nocturna. Su unidad social es completamente diferente a la de la cebra común con la que convive y con la que a menudo forma manadas mixtas (sin que se produzcan híbridos). Las manadas de cebras de Grevy son mucho más abiertas y dinámicas, sin que exista el fuerte sentimiento grupal, y apenas existe el acicalamiento mutuo. Las manadas están compuestas solamente por hembras (hasta diez por grupo) y sus cebratos, sin que existan las jerarquías que tan claras son en las cebras comunes. Los machos adultos son completamente solitarios, excepto durante la migración en la estación seca, en la que las manadas de cebras de Grevy se juntan para formar rebaños de varios cientos de individuos y se mezclan con la cebra común y diversas especies de bóvidos. Los machos tienen territorios claramente delimitados, que marcan con orina, excrementos y dejándose ver y oír. Si en su territorio abunda el agua y la comida, se quedarán en él sin unirse a las grandes migraciones antes mencionadas, esperando a que vuelvan las hembras.

Las manadas de hembras, en cambio, tienen un territorio mucho más amplio y vagan de aquí para allá, incurriendo en los territorios de varios machos. Éstos aprovechan la ocasión para aparearse con ellas, pero nunca forman un harén como los de la cebra común. Las hembras son fértiles a partir de los tres años de edad, y las crías, una sola por parto, suelen nacer más a menudo en la estación húmeda. Si las crías nacen macho, a los tres años de edad se reúnen en grupos juveniles de hasta una decena de individuos, que tienen plenos derechos a penetrar en los territorios de los machos adultos sin oposición, aunque si las hembras están en celo no pueden mezclarse con ellas. Cuando cumplen seis años, los machos se vuelven reproductores, forman su propio territorio y ya no son tolerados en el territorio de otro. La cebra de Grevy puede vivir hasta treinta años.

Este animal se encuentra seriamente amenazado de extinción. Sus poblaciones, que superaban los quince millares de individuos en los años setenta, no pasan hoy de dos mil quinientos ejemplares. Afortunadamente, ha dejado de ser catalogado como especie cinegética y se ha protegido recientemente, aunque en Etiopía la puesta en marcha de su protección es poco efectiva. También, afortunadamente, es un animal fácil de reproducir en cautividad.


avatar
Isidro
Admin
Admin

Cantidad de envíos : 10982
Fecha de inscripción : 08/01/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.