Hexaprotodon liberiensis

Ir abajo

Hexaprotodon liberiensis

Mensaje por Isidro el Dom Ago 26, 2018 12:11 am

Hexaprotodon liberiensis (‎Morton‎, 1849)​ Coryndon, 1977
Sinónimo: Choeropsis liberiensis Morton‎, 1849

Agosto-2003.
Cautividad. Europa, España, Islas Canarias, Santa Cruz de Tenerife, isla de Tenerife, Tenerife Sur, Arona, urbanización Las Águilas del Teide, Águilas Jungle Park.
Leg: Isidro Martínez. Det: Isidro Martínez.


Dominio: Eukaryota.
Reino: Animalia.
Filum: Chordata.
Clase: Synapsida.
Orden: Artiodactyla.
Suborden: Suina.
Superfamilia: Hippopotamoidea.
Familia: Hippopotamidae.
Subfamilia: Hippopotaminae.
Género: Hexaprotodon.
Subgénero: Choeropsis.
Especie: Hexaprotodon liberiensis.

El hipopótamo pigmeo es una de las dos únicas especies vivientes de hipopótamos y la única de su género. Es un gran mamífero, aunque mucho más pequeño que el hipopótamo común (Hippopotamus amphibius), pudiendo medir hasta un metro y setenta y siete centímetros de longitud (sin contar con la cola, de hasta veinte centímetros de longitud) y hasta un metro de altura hasta la cruz, su peso es menor de la cuarta parte de un hipopótamo común. La cabeza, y especialmente el morro, es mucho más pequeña en proporción al cuerpo que la del hipopótamo común. Los ojos son más laterales que los del hipopótamo común. Las orejas y orificios nasales poseen valvas que permiten su cierre cuando el animal se sumerge, al igual que sucede en el hipopótamo común. Tiene dos pares de incisivos en la mandínula superior y un par en la inferior (Hexaprotodon significa "seis dientes incisivos"), mientras que los dientes caninos crecen continuamente y deben usarse con alimentos fibrosos para limitar su crecimiento. Su cuerpo es rechoncho, aunque algo más grácil que el hipopótamo común, con la piel de color negruzco que vira gradualmente a un tono más claro en su parte ventral, desprovista de pelaje. El "sudor" de color rojo, famoso en el hipopótamo común, también está presente en el pigmeo y a menudo tiñe su piel de un color rosado. Sus patas son cortas y robustas, con cuatro dedos en cada una. Los dedos están más abiertos y son menos palmeados que los del hipopótamo común.

Es endémico de una pequeña zona cercana a la costa en el norte del Golfo de Guinea, comprendiendo varias pequeñas poblaciones relictas en Liberia (donde se concentra la mayor parte de su población), Costa de Marfil y Sierra Leona. En el pasado también existía una población mucho más al este, en el delta del Níger (extremo sur de Nigeria), perteneciente a una subespecie diferente, pero casi con seguridad esta subespecie se ha extinguido en tiempos recientes. Habita exclusivamente en tierras bajas densamente arboladas y cercanas a masas de agua. Evita completamente los terrenos abiertos, que son propicios a su primo mayor. Aunque es de hábitos muy acuáticos, es mucho más terrestre que el hipopótamo común, y todo su cuerpo muestra una menor adaptación a la vida acuática, como los ojos y orificios nasales menos protuberantes, las patas más largas y los pies menos palmeados. Es de hábitos solitarios o vive en parejas de cónyuges o de una madre con su cría, a diferencia del muy social hipopótamo común. Sin embargo, tampoco son muy territoriales y no suelen enfrentarse cuando se encuentran. Al igual que el común, el hipopótamo pigmeo es un animal nocturno, y suele pasar el día escondido en un tramo de río. A menudo reposa en el mismo punto durante varios días hasta que la necesidad de comer lo empuja a otro lugar. Al atardecer sale del agua y recorre los senderos hechos por otros animales entre la densa jungla, en busca de helechos, hojas y frutos caídos, que constituyen casi toda su dieta. No suelen comer plantas acuáticas, en cambio. Forma parejas monógamas y la cópula puede darse tanto en tierra firme como en el agua. Tras unos doscientos días de gestación, la hembra pare una sola cría (muy raramente dos) que, a diferencia del hipopótamo común, puede nacer tanto en el agua como en tierra firme. La cría, de unos cinco kilos al nacer, puede nadar prácticamente en cuanto nace. La madre sale a buscar comida y regresa unas tres veces al día al lugar del río donde ha dejado oculta a su cría para darle de mamar. La cría es destetada entre los seis y los ocho meses de vida y alcanza la madurez sexual entre los tres y los cinco años de edad. Puede vivir hasta cincuenta y cinco años en cautividad.

El hipopótamo pigmeo, a diferencia del abundante hipopótamo común, está en grave peligro de extinción y se considera como una especie amenazada. La causa principal de su declive es la destrucción de su hábitat natural a causa de la tala de bosques y la expansión de poblados y de campos de cultivo humanos. La región en donde habita esta especie tiene una paupérrima visión de la conservación de su biodiversidad, y además en ella son abundantes los conflictos bélicos, que lógicamente tienen un gran impacto en esta especie y en su ecosistema. Por suerte, la población de esta especie en cautividad está bien establecida y asegurada.

avatar
Isidro
Admin
Admin

Cantidad de envíos : 12143
Fecha de inscripción : 08/01/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.