Cynips quercusfolii

Ir abajo

Cynips quercusfolii

Mensaje por Isidro el Dom Ago 19, 2018 1:27 am

Cynips quercusfolii Linnaeus, 1758

18-Agosto-2018.
Europa, España, Aragón, Teruel, Comarca del Jiloca, Fonfría, en un robledal de Quercus pyrenaica, agalla en una hoja de roble.
Leg: Isidro Martínez. Det: Isidro Martínez.


Dominio: Eukaryota.
Reino: Animalia.
Filum: Arthropoda.
Clase: Insecta.
Orden: Hymenoptera.
Suborden: Apocrita.
Superfamilia: Cynipoidea.
Familia: Cynipidae.
Género: Cynips.
Especie: Cynips quercusfolii.

Es una diminuta avispa, con el aspecto típico de las especies de su familia, parecida a una hormiga, con el abdomen muy comprimido lateralmente. En la generación sexual, el macho mide unos dos milímetros y medio de longitud corporal, y la hembra casi tres milímetros. Es de color castaño oscuro, con el abdomen más rojizo, patas y antenas son más amarillentas. El macho tiene el cuerpo totalmente cubierto de larga pubescencia blanquecina. La frente y vértex son rugosos y de aspecto coriáceo. Las antenas están formadas por catorce segmentos (a veces trece en los machos). El escutelo está esculpido por fosetas confluyentes y separadas. Las alas de la hembra son transparentes, las del macho poseen al menos tres manchas difusas más oscuras en las venas. La generación sexual se desarrolla en agallas vistosas agallas esféricas y jugosas de unos dos centímetros de diámetro, en el envés de las hojas de los robles, sobre los nervios. La superficie de la agalla es rojiza al madurar, a menudo con puntitos blanquecinos, y en la Península Ibérica su superficie es marcadamente verrugosa, dándole el aspecto de un fruto de madroño, en cambio en Europa Central las agallas son de superficie lisa. Por dentro, la agalla contiene una sola cámara, de unos cinco milímetros de diámetro. Las agallas que dan lugar a la generación asexual son pequeñas e irregulares, de color purpúreo y textura aterciopelada, y aparecen en las yemas de las ramitas.

Se distribuye ampliamente por casi toda Europa, allá donde haya robles de hoja caduca, de los cuales depende para desarrollarse. Prefiere Quercus robur, Quercus petraea, Quercus humilis y Quercus frainetto, más raramente Quercus cerris. En otoño, las hembras fecundadas de la generación sexual ponen sus huevos en el envés de las hojas de los robles. Prefiere las hojas más grandes, y suele poner los huevos a una distancia fija del borde de la hoja. Una vez los huevos eclosionan, la actividad larvaria induce a la hoja de roble a deformar sus tejidos produciendo la agalla que protegerá y alimentará a la larva. En la cámara interna de la agalla, la larva, una vez madura, se transformará en crisálida, y como tal pasará el invierno en la hoja ya caída y marchita del roble. El imago eclosiona entre diciembre y febrero como una hembra partenogenética, que pone sus huevos en las yemas de las ramas de los robles, ahora desprovistas de hojas. Las larvas de la generación asexual se desarrollan rápidamente, y dan lugar a una nueva generación de adultos sexuales que emergen en primavera y repiten de nuevo el ciclo. La generación asexual parece faltar en grandes zonas de su área de distribución, como la Península Ibérica, donde solo se ha hallado la generación sexual.

avatar
Isidro
Admin
Admin

Cantidad de envíos : 12143
Fecha de inscripción : 08/01/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.