Gymnorhina tibicen

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Gymnorhina tibicen

Mensaje por Isidro el Jue Jun 01, 2017 1:59 am

Gymnorhina tibicen (Latham, 1801) ssp. hypoleuca (Gould, 1837)

11-Agosto-2013.
Cautividad. Europa, República Checa, Bohemia, Pilsen, Zoo y Jardín Botánico de Plzeň.
Leg: Isidro Martínez. Det: Isidro Martínez.


Dominio: Eukaryota.
Reino: Animalia.
Filum: Chordata.
Clase: Aves.
Orden: Passeriformes.
Suborden: Oscines.
Superfamilia: Corvoidea.
Familia: Artamidae.
Subfamilia: Cracticinae.
Género: Gymnorhina.
Especie: Gymnorhina tibicen.

La urraca australiana es un pájaro muy conspicuo y llamativo, única especie del género Gymnorrhina, aunque algunos autores incluyen a éste dentro del género más amplio Cracticus. No está estrechamente emparentada con las verdaderas urracas, pero se la denomina así por su gran parecido en tamaño, coloración, adaptación a entornos urbanos, extremada inteligencia y descaro. Es un pájaro robusto, de hasta cuarenta y tres centímetros de longitud y ochenta y cinco centímetros de envergadura alar. Posee un plumaje de color blanco puro y negro brillante que se reparte de forma distinta en las diferentes subespecies. La cabeza es negra, con la nuca blanca en los machos y de blanca a gris claro en las hembras. Las alas son negras con los hombros blancos. El dorso es negro o blanco según las subespecies y los sexos, en la subespecie nominal la espalda es blanca en el macho y negra con manchas blancas en la hembra, mientras que otras subespecies poseen el dorso completamente blanco o completamente negro independientemente del sexo. La cola es blanca con una amplia franja transversal negra en el borde posterior. El pico es recto, cónico, largo y afilado, de color blanzo azulado con los bordes negros y con la punta de la mandíbula superior levemente ganchuda. Las patas son largas y fuertes, de color negro. Los ojos son de color rojo parduzco en los adultos y pardo oscuro en los inmaduros, hasta los dos años de vida. Los juveniles son fáciles de distinguir por sus plumas grises y parduzcas entremezcladas con el color blanco y negro del plumaje.

Este pájaro se halla muy ampliamente repartido por casi todo el continente australiano, salvo algunas zonas desérticas del centro. También se encuentra en una pequeña zona del extremo sur de Nueva Guinea y en toda la mitad oriental de Tasmania, en donde vive la subespecie endémica G. t. hypoleuca, representada en la imagen. También ha sido introducida intencionadamente en Nueva Zelanda y en las islas Fiji. Se divide en nueve subespecies, casi todas las cuales se solapan unas con otras. Habita en espacios abiertos de todo tipo y es sumamente adaptable, pudiendo verse en campos, pastizales, zonas deforestadas, parques, jardines y entornos urbanos. No obstante necesita arbolado para anidar, aunque, a diferencia de sus parientes más cercanos, los casicanes o matarifes (Cracticus spp.) es un ave principalmente terrestre. Su área de distribución y su población se han expandido gracias a las actividades humanas, principalmente la deforestación. Es de actividad diurna y se desplaza caminando y no saltando, a diferencia de todas las demás especies de la familia Artamidae. Es un ave sedentaria y territorial pero que forma grupos fuertemente cohesionados que defienden un territorio de forma comunal y extremadamente bien coordinada, con ejemplares encargados de la exhibición y de la evaluación de los oponentes y otros que quedan en segundo plano como expectadores. Expulsa sin miramientos a otros miembros de su especie que no pertenezcan a su grupo, avisando primero con desfiles, erizamiento de plumas y reclamos especiales. Las aves muestran sumisión ante individuos dominantes de su especie agachándose, haciendo vibrar sus alas como un polluelo pedigüeño, y lanzando sonidos apaciguantes. No tienen ningún respeto por las aves rapaces, a las que acosan de forma coordinada, hasta que se haya alejado de su territorio. Un pequeño porcentaje de su población (siempre machos) también ataca ferozmente a las personas durante la época de incubación y cría de sus polluelos si los transeúntes pasan a menos de cincuenta metros del nido, y los ciclistas a menos de cien metros, pero al igual que con aves de su especie, avisa de antemano y realiza el ataque de forma gradual según la intensidad de la amenaza y los elementos o acciones disuasorias o mitigantes de parte de la persona. En algunas zonas los ejemplares salvajes comen de la mano de las personas y esto mitiga su agresividad en época de cría ya que detectan que los humanos no son una verdadera amenaza para sus polluelos. Los ejemplares juveniles son tan juguetones como algunos de los mamíferos más inteligentes, lanzando objetos al aire, persiguiéndose, saltando o luchando fingidamente, y muchas veces son enseñados por ejemplares adultos. A veces incluso juegan con otras especies de aves. Es un ave omnívora, oportunista, que se alimenta en el suelo, buscando lombrices, caracoles, insectos, pequeños vertebrados, semillas, tubérculos y frutos. Ha aprendido a devorar a la plaga introducida que supone el sapo de cañaveral (Bufo marinus) evitando la zona donde se acumula su potente veneno y devorando solamente su vientre. Es capaz de detectar larvas subterráneas de escarabajo por las vibraciones que producen. Si se trata de abejas o avispas, las frota contra objetos duros para quitarles el aguijón antes de tragarlas. Es una de las más volubles entre las aves canoras, pudiendo realizar una enorme cantidad de llamadas muy complejas y normalmente bastante melodiosas, usando cantos diferentes para las distintas ocasiones (incluyendo el canto del amanecer y el de irse a dormir, y diferentes alarmas según el tipo de depredador que se les aproxime), así como imitar cualquier sonido ajeno, sobre todo cantos de otras aves así como ladridos y relinchos de los animales domésticos. La época reproductiva es muy variable según la localidad. El nido tiene forma de taza, está hecho de palitos y revestido de material más fino, y es elaborado únicamente por la hembra, generalmente en un lugar bien visible, a menudo en la horquilla de un árbol. A veces, varias especies de aves más pequeñas e inofensivas para los polluelos de la urraca australiana, pueden anidar justo bajo el nido de ésta o incluso en una parte lateral del mismo nido, obteniendo así una eficaz protección. Otras aves no son tan bienvenidas: el cuco tucán (Scythrops novaehollandiae) parasita sus nidos aprovechando los descuidos ocasionales de los padres, los cuales criarán al polluelo del cuco como si fuera suyo. La hembra de urraca australiana pone entre dos y cinco huevos, de color verde pastel o azulado y de cuatro centímetros de longitud y tres de diámetro. Eclosionan en unas tres semanas, y son alimentados exclusivamente por la hembra, la cual es a su vez alimentada a menudo por el macho. Es frecuente en esta especie la cría cooperativa en la que ejemplares que no son sus padres, pero que pertenecen al mismo grupo social, cuidan de los polluelos de la pareja y los alimentan. Los juveniles comen por sí mismos hacia las tres semanas de vida y alcanzan la independencia completa entre los ocho meses y los cuatro años, dependiendo de muchos factores. Puede vivir hasta treinta años.

avatar
Isidro
Admin
Admin

Cantidad de envíos : 11162
Fecha de inscripción : 08/01/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.