Cnidoscolus aconitifolius

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Cnidoscolus aconitifolius

Mensaje por Isidro el Vie Oct 21, 2016 1:15 am

Cnidoscolus aconitifolius (Miller, 1768) I. M. Johnston, 1923

15-Julio-2016.
Cautividad. América, Norteamérica, Estados Unidos, California, San Diego, Encinitas, Quail Botanical Gardens.
Leg: Isidro Martínez. Det: Botánico de San Diego.


Dominio: Eukaryota.
Reino: Plantae.
Filum: Spermatophyta.
Clase: Magnoliopsida.
Orden: Malpighiales.
Familia: Euphorbiaceae.
Subfamilia: Crotonoideae.
Género: Cnidoscolus.
Especie: Cnidoscolus aconitifolius.

La chaya es un arbusto o pequeño arbolillo tropical, perennifolio, que alcanza hasta ocho metros de altura. Las ramas son gruesas, de color pálido, y al romperse exudan abundante savia lechosa de color blanco, irritante. Sus hojas son palmatilobadas, con un peciolo de hasta veinticinco centímetros de longitud, provisto de pelos urticantes y de una glándula de dos o tres milímetros de anchura, con forma de alubia, situada en su base. El limbo mide hasta veintiocho centímetros de longitud y treinta y seis de anchura, y se halla dividido en entre cinco y siete lóbulos puntiagudos, fuertemente dentados y a menudo divididos en lóbulos más pequeños. Los nervios de las hojas están armados de pelos urticantes, especialmente por el envés. Las inflorescencias son corimbos umbeliformes de hasta treinta centímetros de longitud, formadas por entre ocho y veinte flores de color blanco, monoicas y formadas por cinco pétalos. Florece por lo general de mayo a septiembre. El fruto es una cápsula ovalada, de hasta doce centímetros de longitud, con semillas planas elípticas de hasta ocho milímetros y medio de longitud.

Es nativa de México, siendo endémica de la Península de Yucatán y el estado de Tabasco, pero se ha naturalizado ampliamente por toda Centroamérica debido a la antiguedad de su cultivo como verdura. Habita en bosques abiertos y landas arboladas, por lo general en espacios despejados y rocosos, desde el nivel del mar hasta los mil trescientos metros de altitud. Generalmente, los ejemplares seleccionados para su cultivo carecen de los pelos urticantes de las hojas que hay en las formas silvestres. Las hojas deben cocinarse para comerlas, de lo contrario resultan tóxicas.



Isidro
Admin
Admin

Cantidad de envíos : 10117
Fecha de inscripción : 08/01/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.