Cystophora cristata

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Cystophora cristata

Mensaje por Isidro el Dom Ene 10, 2016 5:05 am

Cystophora cristata (Erxleben, 1777)

11-Agosto-2015.
Cautividad. Europa, Francia, Países del Loira, Loira Atlántico, Nantes, Place de la Monnaie, Muséum d'histoire naturelle de Nantes. Ejemplar macho juvenil capturado el 29 de julio de 1927, en la Playa de La Govogne, por un pescador del Puerto de Cormier, a quien fue comprado por el Museo el siguiente 4 de agosto por la suma de doscientos francos. Inicialmente se pensó que se trataba de una foca común (Phoca vitulina), catalogándose más tarde como un excepcional ejemplar divagante de foca monje (Monachus monachus), hasta que el estudio reciente de su esqueleto ha revelado que en realidad se trata de una foca de casco (Cystophora cristata).
Leg: Isidro Martínez. Det: Museo de Historia Natural de Nantes.


Dominio: Eukaryota.
Reino: Animalia.
Filum: Chordata.
Clase: Synapsida.
Orden: Carnivora.
Suborden: Pinnipedia.
Familia: Phocidae.
Género: Cystophora.
Especie: Cystophora cristata.

La foca de casco, única especie del género Cystophora, es uno de los más inusuales pinípedos que existen. Recibe este nombre por el gran saco elástico que se extiende desde su nariz hasta su nuca, y que se expande hasta formar una bola similar a un balón en los machos adultos. Su capacidad es de unos siete litros. Esta carúncula es una extensión de las fosas nasales, y se desarrolla a partir de los cuatro años de edad. Este extraño casco así como su cara son de color negro, mientras que el resto del cuerpo posee un pelaje grisáceo azulado con un moteado irregular negro. Sus dientes posteriores están muy espaciados, y poseen forma de clavija. Los machos adultos miden de dos y medio a tres metros de longitud y las hembras son algo más pequeñas, con entre dos y dos y medio metros de longitud. Los machos pesan el doble que las hembras.

Este mamífero pelágico se puede encontra en las aguas profundas del extremo norte del Océano Atlántico, desde las islas de Svalbard en el este hasta el Golfo de Sanit Lawrence en el oeste. Es una especie fuertemente migratoria y los ejemplares divagantes son muy frecuentes lejos de su área de distribución natural, habiendo llegado a lugares tan distantes como Alaska, las islas Canarias o el Caribe. Antes de la época de cría, estas focas viajan largas distancias para alimentarse, de forma solitaria. Para comer bucean en aguas inusualmente profundas para una foca, de cien a seiscientos metros de profundidad, y pueden sumergirse durante casi una hora seguida. Se alimentan de peces, cefalópodos, crustáceos y bivalvos. De junio a agosto se reúnen sobre los bloques de hielo para mudar su pelaje, después de lo cual se dispersan para alimentarse hasta que comienza la época de cría a finales de invierno. Las focas de casco son extremadamente agresivas en comparación con las demás especies de focas. Los machos adultos amenazan a sus rivales inflando la carúncula de su cabeza, que puede alcanzar el tamaño de un balón. Además de este casco negro, los machos también tienen una membrana nasal hinchable de color escarlata vivo, que rebota cuando es sacudida, y que sacan por uno de los dos orificios nasales, taponando el otro. Durante las exhibiciones agresivas, y también cuando se sienten intimidados por un depredador, los machos inflan tanto la carúncula negra como la membrana nasal roja dándoles un aspecto sumamente extravagante. Los cachorros nacen en marzo o abril, con un metro de longitud. Las hembras los amamantan durante un promedio de dos semanas. El cachorro pronto dobla su tamaño gracias a la cualidad muy grasa de la leche de su madre y a un tapón intestinal con el que nace, que le permite aprovechar mejor la leche. Los cachorros están cubiertos por un pelaje azul grisáceo por el dorso y blanco por el vientre, que mudan a los catorce meses. Las hembras maduran sexualmente más pronto que los machos. Puede vivir hasta unos treinta y cinco años. Se trata de una especie vulnerable, que en el pasado fue fuertemente cazada por su cuero y su grasa, y hoy en día se enfrenta a la caza, especialmente de sus cachorros, por su piel, mientras que muchas madres son asesinadas cuando tratan de defender a sus crías. Otro factor de amenaza son las capturas accidentales en redes de pesca destinadas a otras especies. Sin embargo, cabe destacar que las poblaciones más orientales se han reducido muy drásticamente pero que las occidentales son estables o incluso están en lugero aumento.

avatar
Isidro
Admin
Admin

Cantidad de envíos : 10894
Fecha de inscripción : 08/01/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.